Home / EXPOSICIONES / Apel·les Fenosa y Japón

Apel·les Fenosa y Japón

«Debo el pan a París, el bienestar a Barcelona y la gloria a Toquio.»

Apel·les Fenosa

La semana pasada se inauguró en la Fundació Apel·les Fenosa una exposición que retrata la relación del escultor catalán con Japón, a través de sus amigos japoneses que conoció en París durante los años 20, los asistentes japoneses que trabajaron en su taller en los años de la posguerra, y el viaje que hizo a Toquio en 1966 para inaugurar su primera exposición retrospectiva en Japón, donde vendió la mayor parte de las esculturas exhibidas. La exposición estará abierta hasta marzo de 2012 y se ha editado un catálogo que documenta el contenido de la exposición, con obras del fondo de la Fundación, pero también de colecciones francesas, de Nueva York y de Japón.

Fenosa llegó a París cuando tenía 21 años y fue acogido por Picasso, quien lo ayudó a instalarse y lo animó a trabajar. Entre sus nuevos amigos encontró un grupo de artistas japoneses: Kinosuke Ebihara, Takashi Shimizu y Kenzo Okada. Estos artistas, quienes formaban parte de la colonia japonesa de la Escuela de París, donde destacaba el pintor Foujita, recordaban el mundo de la bohemia y las dificultades que vivió Fenosa en París. El pintor Okada, que posteriormente formó parte de la escuela expresionista de París, recordaba que una noche quemó todos sus dibujos para poder calentar a Fenosa.

A partir de la década de los 40, Fenosa empieza a acoger escultores japoneses que lo ayudan como asistentes. El primero fue Jiro Hashimoto, que fue seguido por artistas como Yasuo Mizui, Shinya Nakamura o Kenji Yoshida, con quien le unió una estrecha amistad.

En 1966, gracias a las gestiones de su amigo de juventud Kinosuke Ebihara, Fenosa expuso en Toquio y asistió a la inauguración, aprovechando el viaje para visitar el país. Fenosa conectó con la sensibilidad japonesa y la exposición tuvo un gran éxito de ventas y contactos. Fenosa se reencontró con sus viejos amigos y retornó a París con los recuerdos del viaje, como las estampas japonesas de Hokusai que se exponen en la exposición de El Vendrell.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*